EN  EL  TIEMPO...

En la música, es el tiempo el que nos da alas 
para escuchar las infinitas bellezas de esos sonidos... 

En las observaciones de la naturaleza 
es el mismo tiempo el que nos permite 
que podamos percibir las otras bellezas…

Es en el tiempo, siempre en el tiempo,
que se pueden manifestar
las realidades y las bellezas...

Siempre el mismo tiempo,
pero tiempo dispar, y tiempo diferente...

Entender los pasos de ese tiempo,
Y entender qué sea la vida:
Eternas preguntas,
es en el tiempo que se adivina algo
de lo que es la misma vida...

Es en el tiempo que se escucha la música
y es en el tiempo donde el aire
tiene cabida y significado...

El tiempo dice aquello que fue, 
y el tiempo dice su verdad... 

También los dioses necesitan del tiempo
para sucederse unos a otros...

Las estaciones necesitan,
de ese mismo tiempo también... 

Hasta la muerte necesita del mismo tiempo, 
que le sazona las vidas para que ella,
la muerte, las recoja en su acertado punto
de sazón y de maduración... 

Tiempo...  tiempo... 
Hasta la misma muerte te teme...

¿Serás, tú tiempo, más poderoso que la muerte,   
ya que hasta ella te necesita?...   

Muerte, deudora del tiempo,
Tiempo, poderoso don tienes, 
acompañar a todo lo que fue,
a todo lo que es, 
y a todo lo que necesita continuar siendo...

Eres antes que el principio,
y eres mientras el principio es, 
y perduras después del presente
para que el futuro pueda existir
y pueda manifestarse...  

Y será así siempre...

Hasta la eternidad te necesita para ser, 
hasta la eternidad necesita de ti, tiempo,
para manifestarse...

Manifestación, siempre las mismas necesidades...
 
Tiempo, eres quizás, no tanto por ti mismo, 
si no por cuanto todo parece necesitarte para ser,
el todo te necesita para no parecer único,
es así como ese todo se puede manifestar, 
con el tiempo, si no sería único,
invisible e inexistente...

Los dioses te necesitan, tiempo...

Los hombres sólo son en ti, tiempo...  

Las edades sólo son en ti...
  
Los  siglos, también, sólo existen en ti...
  
Las percepciones de las verdades eternas,
son y se manifiestan en el tiempo...
 
Las certezas son en el tiempo...

Los cielos son y existen en el tiempo... 

El agua y el fuego y el viento,  
se necesitan y necesitan del tiempo
para ser y para sucederse...

Tiempo y manifestación,  
dos elementos esenciales de la naturaleza, 
naturaleza, cómplice de un tiempo presente,
y de una memoria del otro tiempo que fue, 
y adivinadora de ese otro tiempo que está por venir...

En el tiempo es que se puede esperar, 
sin tiempo no podría haber esperanza,
y sin tiempo tampoco habría caridad, 
no habría fe sin ese mismo tiempo...

Angustia del ser, que siendo
necesita saber porqué vive, 
necesita del tiempo para vivir una vida
y para explicarse sus esencias...

El tiempo es esencia,
y esencia de tiempo somos,
para poder ser y para poder manifestarnos...

Tiempo, cuan misterioso eres...  
Tiempo, cuan sencillo a la vez…

Los sabios te han intentado comprender y descifrar, 
y las almas desearían que desaparecieras 
para conseguir la eternidad,
o al menos, la apariencia de la no caducidad...  

Esencia de duración incierta,  
por cuanto necesita de ese tiempo,  
pero, tiempo excelso, por cuanto puedes dar realidad 
a todo lo que deseando ser, puede ser...

Esencia de eternidad eres tú, tiempo...

 
Deseo esas esencias,
deseo esas comprensiones,
deseo poder explicarme 
porqué sólo en el tiempo es
que se puede realizar un sueño,
que fue pensado fuera del tiempo...
  
Ese pensamiento que parece carecer de tiempo,
necesita del tiempo para existir,
y para  ser, y para su manifestación...

Secuencias de una ley aún no descubierta 
que nos dice secuencias de vida 
y secuencias de un tiempo aún por descubrir,
que nos habla de realidad y de esencias y nos dice verdad... 

Y nos habla de una fe mayor que el sólo creer...  

Fe en algo que es más grande
que lo que la sola fe pueda darnos,  
creer en la inmensidad de un universo diferente,  
capaz de un absoluto que empieza antes de un tiempo 
y que con un tiempo tiene presente
y que se sucede en secuencias eternas para poder ser pasado, 
y poder, por ello, ser recordado en la  memoria,
y en el alma,  y en el corazón,
capaces, ambos, de una reflexión entusiasmada,
de una memoria adecuada
y de un reconocimiento especifico de aquello
que un día se dijo
y que sólo el tiempo podrá  hacerlo llegar a nuestra alma,
secuencias de vida y de tiempo,
para que el principio de todos los tiempos 
llegue hasta nosotros,
así como nuestro presente es inicio de otro tiempo,
y de otro mundo, capaz de otro tiempo y de otras esencias...

Y por ese tiempo seremos también capaces de ver
un futuro que será después, en otras secuencias, nuestro pasado, 
y en otras secuencias, nuestro nuevo futuro...

Y tiempo, que nos une todo el ciclo de unas secuencias de vida infinitas, 
pero en cada manifestación de cada uno de los diferentes tiempos 
se nos da de dispar manera y circunstancia...

Comprender las secuencias de un tiempo
superior a la comprensión de nuestra alma...
  
Capacidad de entender la infinita dimensión
de una secuencia que no tiene fin
y que no tendrá un principio, 
por cuanto el tiempo no puede manifestar más 
que aquello que tiene esencia de eternidad,
que es la capacidad de continuar siendo
y la capacidad de continuar manifestándose...

La eternidad es eso:
“lo que es esencia”, 
y el tiempo es su misma capacidad de manifestación...   

Cuán grande es el tiempo
que es capaz de crear secuencias 
para que, una vez al menos, podamos entenderlo,  
comprenderlo y asimilarlo,   
secuencias de repetición eterna... 

Secretos que se desvelan desde las secuencias 
que en sus infinitas repeticiones
se nos dan, una sola vez, a conocer,  
y siendo como son, partes de esa esencia de eternidad,
se nos dan, como parte de esa misma esencia de esa eternidad...

Cuántas veces no habremos deseado poder comprender
porqué suceden las cosas de la manera que suceden, 
porqué siempre, aparentemente,
se hacen las mismas cosas, 
siempre se repite el trabajo,
hacemos siempre las mismas cosas, 
siempre... siempre...  

Secuencias de vida, en la sociedad...  
en todos los ámbitos... repetir... 

Dar autoridad al tiempo, 
que mande el tiempo... 

Que siempre se manifieste lo mismo... 
siempre el mismo trabajo,
siempre suceden las mismas cosas, 
cuando hacemos las mismas cosas...   

Y un día, ese mismo tiempo le dice a uno, 
que las secuencias están para cambiar, 
ese día, sucede un milagro,
uno deja de hacer las mismas cosas de las secuencias 
y empieza a cambiar su mundo interior, 
porque desea ser tiempo con el tiempo
y dar nuevas manifestaciones de la esencia de la vida... 

Continuar en el misterio del tiempo
en una nueva manifestación,
y se empieza una nueva vida, 
porque se ha dejado al tiempo
que pudiera avanzar en su misma secuencia...   

Cambiar las secuencias del tiempo... 
Ese es el secreto…
Esa es la Esencia de eternidad...  

Sólo lo inmutable es esclavo...

Tiempo, tu que nos das la posibilidad de ser y de existir, 
enséñanos cuando hacer cada movimiento... 

Enséñanos a jugar a ese juego de secretos...

A ese juego que es salir de las secuencias...

Enséñanos a salir de las monotonías de las secuencias,
para hacer unas nuevas secuencias 
que nos digan nuevas vidas 
y que nos digan nuevas maneras de vivirlas...

Sabiduría será saber lo que no se ha escrito
porque aún no ha existido antes,
y saber secuenciarlo para que sea,
y darle ese nombre que será dicho con esa palabra
que le dará nueva vida a esa nueva secuencia
de la manifestación de la Naturaleza...

Viviremos una nueva vida si sabemos, con el tiempo,
crearla y darle vida con la palabra, 
con la misma palabra que ha podido crear
la ilusión de vivir un universo entendido
en la manifestación de un sólo tiempo... 

Seremos hacedores de otros mundos y de nuevos tiempos... 

Al tiempo le daremos la posibilidad de ser de nuevas maneras, 
de ser nuevas vidas, de ser nuevos modos…

Es especial esa manifestación del tiempo, 
secuencias de vida que dicen momentos, 
que dicen aspectos del tiempo,
secuencias que deben ser eternas 
para que las podamos comprender
y asumir…

Germà lluc